lunes, 11 de octubre de 2010

Mejores escenas eróticas del cine

Las mejores escenas eróticas de la historia del cine

Las escenas más calientes y eróticas del séptimo arte con actores y actrices que hoy son grandes del cine como Halley Berry o Scarlett Johannsson.

El cartero siempre llama dos veces de Bob Rafelson, 1981 es la primera que no podía faltar, una escena de sexo violento y animal. Casi podemos cortar el ambiente con un cuchillo y oler el sudor y los demás fluidos corporales de los protagonistas, Jack Nicholson y Jessica Lange, sobre la mesa ...

El pasado nos condena

Halley Berry ganó el Oscar por esta actuación. Así que su escena de sexo es digna de un premio. Totalmente animal, con la necesidad de que a través del placer pueda olvidar un terrible recuerdo. Sin duda una de las mejores escenas calientes de la pantalla.

Nine songs

Sexo explícito y real. Una pareja solo logra conectarse a través del sexo y de la música. Un nuevo límite para las cintas eróticas, el amor entendido como una experiencia física y carnal. Los sentimientos traducidos en caricias.

Match Point

Scarlett Johansson y Jonathan Rhys-Meyers hacen el amor bajo la lluvia en medio de una vegetación que parece volverlos invisibles al resto del mundo. Todo el erotismo de ella y el deseo lujurioso de él. Tras muchos flirteos pueden estar juntos aunque ambos tengas parejas distintas.

Juegos salvajes

Neve Campbell, Denise Richard y Matt Dillon hacen un trío que tiene el mayor condimento de todos para el sexo: lo prohibido. Los tres son personas distintas fuera de un cuarto. Pero cuando están juntos son una bomba que siempre estalla en más y más lujuria.

Lucía y el sexo

Paz Vega encuentra a un escritor que admira y decide ser su amante. Las escenas eróticas más intensas del cine español fueron filmadas con sapiencia y sin pudor por el maestro Julio Medem, sin duda, una cinta que inolvidable.


Último tango en Paris

Marlon Brando es un cincuentón experimentado y se encuentra con una veinteañera. Antes de intercambiar nombres hacen el amor de una manera tan carnal y posesiva que la cinta se prohibió en algunos países. La mejor metáfora de cómo el sexo puede definir a alguien y a su entorno.

Una historia de Violencia

David Cronenberg en 2005, fue capaz de crear esta, una de las escenas eróticas más realistas, salvajes, excitantes y ardientes de la historia del cine. Los protagonistas no son un yuppie ni una ninfómana, como siempre, sino un hombre (el fascinante Viggo Mortensen) y una mujer (la apetitosa cuarentona María Bello).


Nueve semanas y media

Clásica pero oportuna. El cuerpo caliente de Kim Bassinger derrite el hielo y la moja. Cuerpos desnudos que se acoplan, que se reconocen y que se disfrutan. El amor al rojo vivo visto como una expresión artística intensa y afiebrada. Como un vicio del que no se quiere escapar.

Jamón , Jamón
Bigas Luna en 1992 nos dejó escenas sexuales de éstas películas que poseían un erotismo enfermizo y perturbador, sólo capaz de poner cachondos a seres raros, raros, raros. Sin embargo, las españolísimas y lascivas escenas rodadas con el triángulo de amor bizarro formado por Javier Bardem, Jordi Mollá y Penélope Cruz (en su mejor momento como actriz y como hembra) en este clásico del cine erótico mediterráneo llamado Jamón, jamón, son capaces de excitar a cualquier persona con sangre en las venas.


Los soñadores

La bella Eva Green conoce a un estadounidense y se entrega a él no sin antes volverlo loco con varios juegos eróticos y cinéfilos. Ella vive con la libertad que él no conoce en una parís revolucionaria e idealista, el mejor momento para amar sin ataduras.


El camino de los sueños

Naomi Watts es una actriz que acaba de llegar a Hollywood. Laura Harring es una mujer que perdió la memoria y que en apariencia podría ser una representación de la imaginación de Watts. Pero no por eso evitan sus iradas y sus deseos. Ambas dan rienda suelta al sexo entre mujeres más comentado y excitante en la historia del cine

1 comentario:

  1. A mi en lo personal me enloquece la escena de Cape Fear: Robert de Niro y Juliete Lewis en la escuela, se supone ella de 15 o 16 años y el con mas de 40, y con muchos años en la cárcel y mucho rencor y maldad acumulada. La sabe seducir con palabras y despues le acaricia la cara y le introduce el dedo pulgar dos veces en la boca, en un juego extraordinario de erotismo y seducción, sobretodo con la inocencia y candor que se eve en Juliete. Me encanta.

    ResponderEliminar

Parking Aeropuertos